El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

La iniciativa preferente es una figura introducida recientemente en la Constitución Política mexicana a través del decreto por el que se reforman y adicionan diversas disposiciones constitucionales en materia política, publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el pasado 9 de agosto de 2012.


            A través de esta figura, el artículo 71 Constitucional concede al Presidente de la República la facultad de presentar al Congreso de la Unión hasta dos iniciativas para trámite preferente (o señalar hasta dos que se encuentren pendientes de dictamen) el día de la apertura de cada periodo de sesiones de la. Estas iniciativas deberán ser discutidas y votadas por el pleno de las cámara de origen y revisora, según corresponda,  en los 30 días naturales siguientes a su presentación, de lo contrario será el primer punto a tratar en la sesión posterior.


            Ahora bien, como quedó establecido por el mismo decreto, en su segundo transitorio, las modificaciones legales necesarias para hacer efectivas sus disposiciones, entre las que se encuentra la iniciativa preferente y otras figuras introducidas por el decreto, deberán ser aprobadas por el Congreso de la Unión y las legislaturas locales en un periodo no mayor a un año.


            En atención a esto, el 31 de diciembre de 2012 fue publicado en el Diario Oficial el decreto por el quese reforman y adicionan diversos artículos del Reglamento de la Cámara de Diputados, para regular el procedimiento de la iniciativa preferente.


 

De acuerdo con el decreto, el procedimiento de aprobación de una iniciativa preferente no es sustancialmente diferente al procedimiento legislativo ordinario, lo que varía son básicamente los plazos que se concede a las Comisiones de la Cámara de Diputados para discutir y someter a aprobación la iniciativa preferente, a fin de respetar  el plazo constitucional de 30 días para su votación.
Así, dentro de las modificaciones hechas al reglamento por el decreto del 31 de diciembre, destacamos las siguientes:

a) Presentación del dictamen

En casos ordinarios, la comisión a la que se turne la iniciativa tiene un plazo de 30 días para emitir su opinión al respecto. Tratándose de la iniciativa preferente, este plazo se reduce a 10 días. Pasado el plazo se entenderá que la Comisión declina en su derecho a rechazarla (art. 69).

b) Discusión y votación de la iniciativa

Entre los supuestos considerados por el artículo 82 del Reglamento para someter a discusión y votación un asunto sin que se presente el dictamen de la Comisión, se añade el que <<se trate de una iniciativa preferente que no hubiera sido dictaminada por la o las comisiones responsables en el término de 30 días naturales, contados a partir de que la iniciativa sea presentada por el Ejecutivo Federal.

c) Prevención por el término del plazo

Conforme al párrafo tercero del artículo 88, el Presidente realizará una prevención a la comisión o comisiones, 7 días antes de que venza el plazo para dictaminar la iniciativa preferente.

  d) Devolución del dictamen

De acuerdo al segundo párrafo del art. 107, <<las comisiones a las que el Pleno devuelva el dictamen para elaboración de uno nuevo, dispondrán de veinte días para presentarlo nuevamente, salvo que se trate de una iniciativa preferente, la cual deberá sujetarse al término constitucional de treinta días naturales para ser discutida y votada por el Pleno de la Cámara.

e) El Presidente de la Junta Directiva deberá circular la propuesta de dictamen de una iniciativa preferente se deberá circular con un mínimo de veinticuatro horas previas a su discusión y votación (art. 177, párrafo tercero).

f) No se concederán prórrogas a las comisiones para emitir el dictamen tratándose de iniciativas con trámite preferente (art. 183, párrafo cuarto).